¿CÓMO SUPERAR LA NOCHE DE SAN JUAN? TIPS PARA AYUDAR A TU PERRIT@

Para muchos perros, la noche de San Juan es una de las más complicadas y largas del año. La verbena es, de todo, menos un día para celebrar para tu mascota. Muchos perros no están acostumbrados a ruidos fuertes y los petardos pueden resultar molestos para ellos, incluso llegar a ser un grave problema para ellos.

El comportamiento de nuestros perros puede cambiar mucho durante esa noche: El pánico, el estrés y la ansiedad pueden afectar a nuestro animal, llevándolo a reaccionar de distinto modo frente a estas adversidades:

  • Buscar los rincones más silenciosos de la casa: o los más seguros para ellos. Es normal que nuestro perro busque un lugar lo más tranquilo y cómodo posible para pasar esta noche. Si lo encuentran, lo más seguro es que pasen horas en ese lugar, donde se sienten más protegidos.
  • Cambios en su comportamiento: esta noche es una situación muy estresante para ellos, así que es posible que se comporten de forma distinta a lo habitual.
  • Pasividad: puede que su estado anímico le lleve a estar apático y no querer jugar e interactuar con nosotros.
  • Consumir agua en exceso: Durante esa noche, lo más posible es que tu perro consuma más agua de lo habitual. Eso es debido al elevado estrés que sufren en ese momento, generando mucha sed para ellos.

Debemos tener en cuenta que todos estos comportamientos son normales durante la verbena de San Juan, de todos modos, si durante los días posteriores a esta noche persisten, deberemos visitar a un veterinario para que nos indique qué le pasa nuestro animal.

Si no te es posible escapar a un lugar sin ruidos, te proponemos diferentes TIPS que pueden ayudar un poco a tu perro en un día como este.

En primer lugar, tener en cuenta que no hay soluciones milagro, lo único que está en tus manos es intentar minimizar el impacto del pánico y ansiedad que sentirá el animal durante la festividad.

 

 

TIPS ¿Qué hacer?:

  • Mantener la calma y empatiza con él: Tú eres su referente de seguridad, con lo cual si te muestras nervioso le transmites al animal que hay cuestiones por las que alarmarse. Ellos no comprenden que, para nosotros, la noche de San Juan es una noche donde la gente sale a celebrarlo y disfrutar con familia y amigos. Empatiza y muéstrate como cualquier día ante ellos.
  • No acaricies al animal más de lo normal: Es importante no acariciar y hablar al animal en exceso. Nuestro comportamiento debe transmitir normalidad. Una caricia a nuestro perro puede reforzar su comportamiento, así que recomendamos que durante esa noche no los acariciemos más de lo normal o les recompensemos con snacks, pues pueden pensar que es una recompensa por su estado de anímico y en este caso ser contraproducente para él.
  • No le riñas: Él no puede controlar su miedo, por lo que no puedes obligarle o forzarle a perder el miedo a los petardos.
  • Buscar distracciones: Si tiene un nivel incipiente de ansiedad, puedes buscar distracciones tales como jugar con sus juguetes preferidos para evitar que solo piense en el ruido y los petardos. Una vez disparado el mecanismo del miedo, todo intento de distracción será inútil.
  • Respetar sus decisiones y no dejarlo solo: Si tu animal quiere esconderse, no trates de sacarlo de su escondite. Cerrar las puertas y ventanas para que entre el menor ruido del exterior y encender la televisión será de ayuda para amortiguar el estruendo de los petardos. En ningún caso recomendamos dejar a los animales solos durante este día, ya que pueden escaparse o autolesionarse.
  • Evitar nuevas rutinas: En un día como este, lo más recomendable es evitar nuevos lugares para nuestro animal. Salir a pasear por espacios habituales evitará aumentar el estrés de nuestro perro.
  • Abundante agua: Es importante administrar abundante agua a nuestro animal durante ese día, ya que los niveles de estrés y ansiedad fomentan que nuestro perro beba más agua de lo habitual.

 

Una de las preguntas que más nos hacemos en un día como este es ¿Cuándo sacamos a pasear a nuestro perrito ese día?

Hay que tener mucho cuidado al pasear a tu perro durante ese día. Nunca sabes cuándo alguien va a tener la idea de montar un estruendo cerca: es fácil que un perro se asuste, pegué un tirón y pueda salir corriendo. Así pues, es recomendable pasear a los perros siempre con correa. Además, si llevan una chapa en la que esté tu número de teléfono, resultará más fácil y rápido que contacten contigo.

Preferiblemente, a primeras horas de la mañana hay menos ruidos y petardos, por lo que sería la hora más recomendable para salir a pasear. También es buena idea pasear a tu perro mucho antes de que llegue la noche y el momento máximo de ruido.

Con todos estos TIPS y recomendaciones os deseamos una verbena lo más tranquila posible.

 

Equipo WELPE.

Deja un comentario